miércoles, 16 de mayo de 2012

PENSAMIENTOS DE LA GENERACIÓN PERDIDA, O CARTA ABIERTA AL GOBIERNO. EL DE HOY, EL DE AYER Y EL DE MAÑANA.


Es muy viejo ya, lo de las dos Españas digo, de facto diría que se pasó del monta tanto, tanto monta, a los cainitas enquistados sobre el suelo patrio. Mucho más antiguo que Antonio Machado y su “Españolito que vienes al mudo te salve Dios...”. Tan antiguo que a veces se nos olvida, se nos distorsiona la idea de que luchamos contra enormes molinos de viento.

Hablando de Antonio Machado, hay otra cita que me viene a la memoria en esta época, y que se acerca bastante a la realidad, por lo menos bastante más de lo que se acerca cualquier político o pseudo-político español y europeo. La cita reza así: “En España lo mejor es el pueblo. Siempre he sido lo mismo. En los trances duros, los señoritos invocan a la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera pero la compra con su sangre.”. Pensaba en ello, mientras leía los periódicos que hablaban sobre las últimas noticias acontecidas en Grecia, mientras la gente se suicida ante su congreso, prefiriendo morir a tener que robar, o buscar comida en la basura, y en la página de al lado-la impar del periódico, por supuesto, que quede claro cual es la noticia importante-, la señora Merkel, con alguno de sus secuaces, diciendo que no deben abandonar el Euro, y casi falta puntualizar a pie de foto: “La canciller alemana, a punto de nacionalizar la Acrópolis y la Musaka, cobrándose la deuda griega, deuda creada por ellos mismos para su disfrute.” Suena a coña marinera de tasca y aceitunas, pero tiempo al tiempo.

En España no estamos mucho mejor, no se crean. No me refiero a la intervención económica, ni a la prima de riesgo, ni a la prima tonta de Alemania, eso ya se verá. En este caso, estoy refiriéndome-o queriendo-, a los gobernantes que llevamos a las espaldas desde hace años, los que tenemos ahora, y los que tendremos en el futuro-más pronto que tarde-, no veo ninguna diferencia entre los políticos paniaguados, soplacaldos de hemiciclo que hoy venden Grecia, Italia, Irlanda, Portugal y un largo etcétera, a los que han vendido España tantas y tantas veces. Las más recientes, el trío de las Azores, con el país entero gritando en las calles NO a la guerra-y no a las guerras, como debió ser-, o el O.T.A.N no, pero con reservas, y luego vino la bajada de pantalones en toda regla, mientras todo el país negaba la mayor. Pero hay muchas más en la historia de este viejo y perro patio de vecinos que algunos llamamos España. Podemos ir más lejos, tanto que hace no mucho celebraron su bicentenario, pues a muchos se les olvida, que la gente, esa gente que calla y lucha por su país, sufriendo por fuera y por dentro vio en esta España, como primero su rey vendía su tierra a los franceses, y cuando los franceses fueron expulsados por ese mismo pueblo y su guerra de guerrillas tanto en la serranía, como en las calles de las ciudades, volvieron los mismos inútiles arropados por el manto y la corona real. No solo contentos con su población, que fue la que salvó y defendió su reino, mientras él-rey Fernado VII, el rey más analfabeto y zoquete de España, que hablando de España es mucho decir-,y su séquito se tocaban los huevos en la campiña francesa, bebiendo vino de Burdeos y comiendo ostras bretonas. Pues bien, no contentos con eso, a la vuelta colgaron y encarcelaron a esos valientes españoles, que habían creado la primera constitución y habían hecho de Cádiz-la única ciudad que resistió-, la ciudad más moderna de Europa, a la altura de Liverpool o Amberes. Pero el pueblo como siempre, calló, achantó la muy y siguieron adelante, defendiendo y respetando su tierra como siempre, hasta el día de hoy.

A eso me refiero, a esa gente que ahora por suerte no sale a la calle a defender lo que es suyo con cañones robados, navajas de siete puntos-clack, clack, clack...-, ni lanzaban aceite hirviendo desde las ventanas cuando pasaba por debajo el enemigo. Ahora desde pequeños estudiamos, estudiamos y estudiamos, obedecemos, porque sino la sociedad que hemos creado nos apuntará con el dedo, nos mandará a la esquina de pensar y nos humillaran de cara a la pared, no nos dejara ser felices, comprando nuestras cosas innecesarias, pero tan útiles en la estúpida sociedad que hemos creado, que nos hace seguir y seguir pasando por el aro, comportándonos, siendo civicamente domesticados, siendo estupidamente infelices porque no tenemos el coche del anuncio, o el vestido de la actriz de turno.

Tras pasar por todos los niveles de la educación obligatoria, llegas a la universidad, de nuevo allí, estudias, estudias y estudias, trabajas en verano, vacaciones o diariamente, dependiendo de como te vaya la cosa, mientras los gobernantes van cambiando, de color, de siglas, de mentalidad, pero tu sigues igual, cada vez las becas son menores, cada vez las ventajas son menos y cada vez las obligaciones son más. Cada vez aumentan más los políticos corruptos, analfabetos de mente cerrada, y que no solo han colocado a sus familiares en instituciones públicas, sino que además se llenan los bolsillos con descaro mientras hablan de recesión y de austeridad, y mientras tanto se ríen en nuestra cara. Algunos de ellos ex-presidentes del gobierno, de esos que privatizaron empresas públicas, para dárselas a algún amigo, y colocarse ellos después como consejeros, cobrando sueldos inflados, a la vez que cobran el sueldo vitalicio por haber pertenecido a ese circo llamado Gobierno de España. Ellos hablan de austeridad a familias donde todos sus miembros están en el paro, y tienen que vivir de la pensión del abuelo, mientras gastan miles de euros públicos a ala semana en estupideces tales como traductores del catalán, el vasco o el gallego en el congreso de los diputados, porque no quieren hablar en el mismo idioma, idioma que todos dominan-o deberían dominar, aunque lo dudo-.

Esos mismos golfos apandadores, ladrones con valija diplomática y puesto gubernamental, que nos intentan convencer de lo necesario que son los recortes de lo público, para salvaguardar el país, y también los bancos privados-sobre todo los bancos privados-, que se van a pique, porque los dirigen los políticos de esos mismos partidos, políticos que lo único que saben de economía, es que tiene que ver con la riqueza, pero no son capaces de ver que la riqueza va más allá de la suya.

No podemos trabajar, solo en el sector servicios, y mal pagados, porque les interesa, las universidades son tan caras, que solo van a poder estudiar los hijos de los ricos, de los señores, de los caciques, asique, tampoco podemos estudiar. Porque no quieren crear un país de grandes mentes que lleven el nombre de España por el mundo, prefieren un país de incultos, de población resentida con la cultura y que prefiera ver fútbol y programas grotescos de la televisión.

Quieren crear una sociedad de siervos, que eso fue España durante tantos años, un lugar de turismo, donde los turistas vienen a pasarlo bien y poco más, no a invertir, no a buscar cerebros. Eso es lo que quieren y lo saben bien, buscan volver atrás, buscan crear un país de gente que no se preocupe de temas económicos, ni políticos, que no salgan a la calle a pedir sus derechos, que voten una vez cada cuatro años-o cada cuarenta-, y por supuesto que sea a ellos. Lo acabaran consiguiendo, ya lo están consiguiendo, porque una crisis económica pasa en unos años, pero una crisis cultural, intelectual, educacional, permanece entre nosotros durante muchas generaciones. No se lo permitamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario