miércoles, 11 de febrero de 2015

LA NOCHE DE LOS BASTONES LARGOS


La historia reciente de Argentina -entiéndame reciente como; desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días-, está llena de complots políticos, golpes de estado y gobiernos de facto. Con rocambolescas historias como batallas entre militares del mismo destacamento en parques de la ciudad, bombardeos del centro de Buenos Aires por militares que querían acabar con un gobierno democrático y desaparecidos que se tragó el río de la Plata.

            Pero me perdonará usted querido lector si estás historias las dejo para otro día, ya habrá tiempo se lo prometo por mi colección de Astérix y Obélix. Pues hoy quería centrarme en un capitulo muy significativo y aterrador, que trajo como consecuencia el atraso en investigación y educación del que en aquel entonces era el país latinoamericano más avanzado y más prometedor.

            Nos encontramos en el día 28 de junio del año 1966. Ese día, el militar Juan Carlos Onagía se había convertido en Presidente de la República Argentina tras derrocar al presidente Arturo Umberto Illia mediante un golpe militar, orquestado por él y encabezado por los titulares de las tres fuerzas armadas nacionales.

            Prácticamente un mes después, el 29 de julio de 1966, se produce uno de los hechos más luctuosos de los primeros días de la dictadura denominada por los propios militares como Revolución Argentina. Los rectores y el decano de la Universidad de Buenos Aires reciben el ultimátum de plegarse a las exigencias del gobierno de facto y eliminar la autonomía universitaria, el cogobierno tripartito independiente de la misma por estudiantes, docentes y graduados y la libertad de cátedra alcanzada desde los primeros movimientos estudiantiles aparecidos en la ciudad argentina de Córdoba en 1918. Añadiendo además, que los estudiantes y profesores deberían obedecer a rajatabla las órdenes de los rectores y estos las del decano. Quedando por supuesto el decano y sus indicaciones en manos del Ministerio de Educación y por ende la del dictador Onganía.

            Inmediatamente el decano y los rectores se reúnen en la facultad de Ciencias Exactas, físicas y naturales de la Universidad de Buenos Aires, sita en el céntrico edificio de las Manzanas de las Luces. Ipso facto deciden no aceptar las órdenes del gobierno militar y cierran las puertas quedándose encerrados de forma pacífica en el interior de la facultad, esperando la llegada del cuerpo de infantería de la policía federal argentina.

            Al enterarse Onganía de la negativa de los encerrados en la Casa de las Luces, ordena todos los que allí se encontraban fueran duramente reprimidos, sin importar su posición. Los federales reventaron las puertas de la universidad, lanzando bombas de humo y con las pistolas en la mano. El primero que se encaminó hacia ellos pidiendo explicaciones por esa tropelía, fue el mundialmente famoso investigador Rolando García que era el decano de la Universidad de Buenos Aires en ese momento-fallecido hace un par de años en México-. Como toda respuesta recibió un golpe con un largo bastón que le abrió la cabeza y lo tiró al suelo, pero volvió a levantarse y con la sangre cayendo sobre su cara volvió a reclamar explicaciones. Recibiendo de nuevo otro golpe con las largas porras que portaban los policías federales.

            Esa noche fueron detenidas cuatrocientas personas entre profesores, investigadores, estudiantes y trabajadores. Pero antes fueron apaleados en el interior del patio de la universidad, e incluso a la salida, donde los policías les esperaban a ambos lados apaleándolos a gusto con los bastones largos hasta que se cansaron. Lo explica muy bien en una carta remitida al diario The New York Times el profesor Warren A. Ambrose -profesor de matemáticas de la Universidad de Buenos Aires y del Massachussets Institute of Technology-.

            …Fuimos apaleados ferozmente y cruelmente al pasar los detenidos de dos en dos entre la policía federal que colocados a diez pies entre sí, para pegarnos con palos y culatas de rifles; y que nos pateaban rudamente e cualquier parte del cuerpo que pudieran alcanzar. Manteniéndonos con suficiente distancia a los unos de los otros para que cada policía pudiera pegar tan brutalmente como le fuera posible…

            Tras ello, todos los detenidos fueron llevados a la comisaria del sector correspondiente en camiones. Allí tras más palizas, los profesores fueron puestos en libertad esa madrugada sin ninguna explicación. Los estudiantes siguieron retenidos. Mientras esto ocurría la policía federal destruía laboratorios y quemaba bibliotecas universitarias. Incluso destruyeron en el Instituto de Cálculo Exacto de Buenos Aires a Clementina, la primera computadora de América Latina, con todo lo que este acto significa.

            En los siguientes días se llevó a cabo la depuración universitaria más cruel y grave hasta la época-por desgracia los milicos en 1976 los superarían con creces-. Todos los investigadores y profesores que no adeptos al régimen perdieron su trabajo y fueron perseguidos. Centenares de investigadores y profesores abandonaron Argentina para llevar a cabo sus descubrimientos y prometedoras carrearas en otros países de América Latina, de Europa o en Estados Unidos. La Universidad de Buenos Aires en particular y la de Argentina en general fue desmantelada y arruinada en los siguientes días. Lo que haría retroceder al país a pasos agigantados. Pero como ya hemos dicho, esto solo fue el principio de una cadena de desgraciados y sangrientos momentos que casi llegan hasta nuestros días.

1 comentario:

  1. Hola!

    He visto que participas en el concurso de blogs de 20MINUTOS.es

    Yo también! Con el blog “ESPAÑOLES EN UK"

    Quiero presentarte mi blog y he grabado este vídeo mensaje:
    http://youtu.be/4YmadGfw7yI

    Por el momento voy 3º de la categoría VIAJES :)

    Como somos muchos en esa sección (400), te resumo cómo intento ayudar a los españoles emigrados al Reino Unido con la información de mi blog: http://goo.gl/ojHqWh

    Esta es nuetra ficha en 20M: http://lablogoteca.20minutos.es/espanoles-en-uk-44507/0

    Muchas gracias!

    Albert
    bristoleños.com

    ResponderEliminar