miércoles, 19 de agosto de 2015

LA CIUDAD MASÓNICA


«Hemos dado a la nueva capital el nombre del río magnífico que la baña, y depositamos bajo esta piedra, esperando que aquí queden sepultadas para siempre, las rivalidades, los odios, los rencores, y todas las pasiones que han retardado por tanto tiempo la prosperidad de nuestro país». Esta fue una de las frases pronunciadas por Dardo Rocha, gobernador de la provincia de Buenos Aires, y fundador de la curiosa ciudad de La Plata, cuando el 19 de noviembre de 1882 fue colocaba su Piedra Fundamental, en el centro geográfico de la misma. Hoy plaza Mariano Moreno.

La última parte de las guerras civiles argentinas, había enfrentado al gobierno provincial bonaerense y al gobierno nacional, por el uso único-hasta ese momento era capital federal y provincial-, como capital de la ciudad de Buenos Aires. La lucha la perdió el gobierno provincial, teniendo que abandonar la ciudad que desde ese momento se convertía en la Capital Federal del país.

 Dardo Rocha y sus chicos, tuvieron que buscarse un nuevo lugar para instalar el gobierno provincial de Buenos Aires, y es así como nace la nueva y llamativa urbe. Una ciudad que desde el primer momento dio atisbos de modernidad, y de ir muy por delante de las demás. Fue la primera ciudad de Latinoamérica que contó con alumbrado eléctrico, también tuvo el primer tranvía movido por el mismo método de funcionamiento. A todo esto, se sumó la instalación de la destilería de petróleo más grande del país, y una de los diez más grandes del mundo. No hay duda que la nueva ciudad contaba con un poder que iba más allá del de la provincia, un poder que hacía que todas las miradas se fijaran en la población del mapa trazado con escuadra y cartabón.

La traza de la ciudad, es un cuadrado simétrico que mantiene su forma desde el primer momento; está dividida por dos grandes diagonales que la cruzan de Este a Oeste, y de Norte a Sur. El rombo formado por las cuatro diagonales centrales forma una Vesica Piscis. Esto se intensifica más si tenemos en cuenta que la ciudad se diseñó en abstracto, es decir, cuando el arquitecto Pedro Benoit diseñó la ciudad, nadie sabía dónde iba a situarse. Ni siquiera como iba a llamarse, el nombre fue propuesto después por José Hernández,  el autor de la obra cumbre de la literatura argentina, Martín Fierro.

Lo cierto es que todos los personajes que hemos nombrado, y otros muchos que hemos omitido por no aumentar la extensión, y por no llenar la página de nombres y datos, eran miembros distinguidos de diferentes logias masónicas del país. Tanto es así, que el día de la puesta de la primera piedra, estuvieron presentes las doce logias masónicas que ayudaron en la construcción de la ciudad: "Unione Italiana", "Confraternidad Argentina", "Regeneración", "Tolerancia", "Luz y Verdad", "Caridad", "Abraham Lincoln", "Liberi Pensatori", "Unión", "Cárita", "Protectora de los Pobres" y "Progress". Y muchos de los miembros de las que se fundarían en la ciudad ese mismo día; "Luz y Verdad", "Spretta Uguaghanza", "Triunfo y Justicia", "Hijos del Universo"…y otras cuantas más. Aunque la que más destacó fue  La Plata No. 80”, fundada por el arquitecto de la misma, Pedro Benoit,

La masonería sigue muy presente en la ciudad de La Plata y en sus instituciones, no hay que olvidar que  Universidad Nacional de la Plata fue fundada en 1905 por el masón Joaquín Víctor González. Este organismo mantiene vivos sus puntos de vista sobre la sociedad y la política, mediante la Cátedra de Pensamiento Libre que funciona en las aulas de esta universidad. A pesar de esto, hoy en día solo son dos las logias presentes en la capital de la provincia de Buenos Aires, y  no son reconocidas oficialmente por el Gran oriente Argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario